A las afueras de Nueva York en Appel Street una chica llamada Carrie llena de esperanza y recuerdos cree que es imposible que ella pueda amar después de la muerte de su madre pero, ¿Y si se equivoca?

Empiezo una nueva historia

Carrie

dimecres, 23 de novembre de 2011

Cap. 22 ¿Y tus zapatos?

Me ayudó a levantarme cuidadosamente mientras me limpiaba  la nieve que se había quedado apegada en mi ropa. El contacto mano con mano, fue cálido y tierno. No me había dado cuenta hasta ese instante de lo mucho que echaba de menos su roce, su olor y su sonrisa.

- ¿Se puede saber que hacía escondido detrás del árbol de tu jardín? -  le pregunte a la vez que no podía parar esa risita tonta y a la vez tierna.
- Llegaba de clase, y te vi. Bueno, más bien vi el coche de Cat y supuse que estarías en el. Además, hace mucho tiempo que no hablábamos - dijo mirando hacía el suelo sonrojado.
- La verdad es que tienes razón, ya hacía demasiado tiempo. . .
- Oye- me interrumpió- ¿Haces algo esta tarde? - me pregunto esperando la mejor respuesta posible.
- No, pero tampoco me apetece salir con este tiempo. . .- le dije, y era cierto, hacía frío y quién dice que no podría ser que nevara.
- Entonces ¿Porque no vienes a mi casa? - dijo en un tono nervioso - mis padres y mi hermana se van todo el fin de semana, y estaré solo. . . ¿Porque no vemos una peli? - preguntó esperando un sí por respuesta, como novio que lo espera el día de su boda.
- Bueno en ese caso, acepto - dije con una gran sonrisa.
- Nos vemos Carrie - dijo mientras se alejaba sonrojado y alegre por mi respuesta.

Entré a casa y sin decir hola me tendí encima del sofá todo y chaqueta. Estaba sonrojada y la calor subía poco a poco a mis mejillas ¿Que pasaría? Y así en un leve suspiro, caí en el mayor sueño posible.

- Carrie, despierta - dijo James en un intento de despertarme - ¡CARRIE!
- Ummmm, que pasa - dije casi sin vocalizar debida la situación.
- ¿Se puede saber que haces todo y botas de nieve encima del sofá? - preguntó James extrañado.
- Oh, debo de haverme quedado dormida. . . ¿Que hora és? - pregunté.
- Son las seis pasadas - contesto James mientars miraba el reloj.
- ¡Oh, por dios!

Subí las escaleras más deprisa que flash a la vez que me quitaba las botas y la ropa. Llegué a mi habitación y cogí los primeros vaqueros que vi. Me puse una blusa de mi madre color granate y bajé las escaleras a gran velocidad saliendo de casa, sin chaqueta, sin botas y descalza. Llamé al timbre y allí estaba él con su gran sonrisa esperando a que llegase. Me observo de arriba abajo cuando se quedó mirando fijamente mis pies, empapados por la nieve.

- Carrie - dijo riendo - ¿Y tus zapatos?

Bajé la mirada deseando que estuvieran ahí, donde siempre, en mis pies. Pero mi deseo fue en vano, pues mis pies estaban descalzos y mojados. No pude evitar ponerme roja como un tomate y reírme a la vez.

- Venga, pasa - dijo Will en un suspiro - que haremos contigo. . .

Entré a su casa y me fije que estaba todo preparado. La mantas descansaban sobre la pequeña mesa delante del sofá. El olor a palomitas embriagaba la casa. Y un sofá enorme nos esperaba impaciente.

- Ven, te dejaré mis zapatos de ir por casa y unos calcetines - dijo.
- Gracias Jajajaj No sé en que estaba pensando, bueno si lo sé - dije riendo - Llegaba tarde y no quería que pensases que te había dejado plantado y subí a toda prisa para cambiarme de ropa. Si mira mi pelo, ya te lo dice todo, ni siquiera me dio tiempo de arreglarme. . .

Y sin acabar esta última frase Will se giró y nos quedamos cara a cara. Posó su mano en mi rostro, acarició mi pelo y con tan solo unas palabras me dejo tendida a sus pies.

- Carrie, nunca olvides que para mí siempre serás y estarás preciosa. . .

divendres, 18 de novembre de 2011

Cap. 21 Sonrojada y no solo por el frío

Ya había pasado una semana, y el concurso de talentos estaba al borde del abismo. No quería presentarme, no estaba de muy buen humor. Después de esa tarde, en la que Allan y yo, estuvimos sentados delante del mismo fuego, compartiendo los mismos sentimientos, decidió ignorarme. Entonces, de pronto el timbre me alejó de mis pensamientos para volverme a traer a clase. Cat me miraba graciosa, últimamente ella tampoco estaba de muy buen humor. Hacía tan solo tres días que Joe la había dejado por una chica de su edad, rubia y esbelta.

- ¡Carrie! - dijo Cat.
- ¡Que! -  dije sobresaltándome, ya que me había sacado de mis profundos pensamientos.
- Venga, que nos vamos a casa - dijo dándole vueltas a las llaves del coche con el dedo índice

Salimos de clase y por un momento, por un instante noté como alguien me observaba. Me giré i lo vi, conectamos nuestras miradas y de pronto Allan aparto la suya. No entendía que había pasado, pero para ser cierto, yo estaba muy confundida. ¿De verdad estaba enamorada de Allan? O solo había sido, que me había dejado llevar por el momento y la situación.

- Le debo la vida - susurré sin percatarme.
- ¿Que dices? - pregunto Cat.
- Oh nada, nada ¿Que hacemos esta tarde? Es viernes - dije yo con una voz llena de ilusión ya que solo quería desconectar por un momento.
- Pues la verdad es que he hecho planes con mi madre, porque desde mi relación con, ya sabes. . . no hablo mucho con ella, y creo que es el momento idóneo para tener un día madre e hija - dijo con voz de desilusión y alegría a la vez - pero mañana reservo mi día para ti. Como en los viejos tiempos Jajajaja
- Como en los viejos tiempos eh. . . ¿Prometido? - le pregunté.
- Prometido - dijo alzando el meñique.

Llegamos a mi casa y bajé del coche despidiéndome cariñosamente. Todo el jardín se encontraba cubierto de nieve. Cuando de pronto algo frio estalló en mi cabeza. Lo palpé y mire mi mamo ¿Quien me había tirado una bola de nieve? Y entonces le vi, escondido tras el árbol de su jardín.

- ¡Oye! Atrévete y ven aquí Jajajaja - dije sonrojada y no era solo por el frío.

Will salió de detrás del árbol y empezó a correr tan deprisa que ni siquiera pude esquivarlo cuando se abalanzó sobre mi. Caímos sobre la nieve, un encima del otro y entre risas y nieve, una leve mirada por ambas partes, me hizo comprender que lo que yo creía olvidado, seguía ardiente dentro de mi corazón.

diumenge, 14 d’agost de 2011

Un pero no definitivo adiós

A ver, para empezar siento todo esto. Siento subir capitulos cada meses que sean tan cortos, etc. Pero quería deciros que pienso en abandonar el blog durante un tiempo largo y espero que cuando esté preparada para volver al blog y escribir, quiero ver que seguís ahí, enamorados de Carrie, enamoradas de en fin, ya sabéis. Gracias a todos mis seguidores y los de Carrie, tanto a la gente que no tiene blog y me sigue (que se que hay muchos) tanto a la que tiene y me comenta, os adoro, habéis sido la razón de que la historia continuara y todo eso, pero ahora no es uno de mis mejores momentos y pensar en Carrie pe cuesta horrores. Esta historia es algo que no quiero dejar sin terminar por muchas cosas que me pasen, porque Si quiero escribir en un futuro, y no soy capaz de acabar una historia con la que llevo ya en fin, casi 2 años ¿Como voy a ser buena escritora? ¿Como puedo dejar así a los lectores? No quiero rendirme tan facilmente. Así que, me tomo un respiro, más largo de lo habitual. Para dirigir mi vida y saber que quiero hacer. Para pensar en nuevas ideas. Gracias a todos, por cada comentario tonto que me sacaba una sonrisa dándome todas la ganas necesarias para seguir escribiendo. Esto no es un adiós, más bien un ''nos vemos'' cuando mi vida este otra vez por su camino. Porque esto no es solo un blog, es algo más allá, aquí he encontrado gente de todo tipo con la que tenía algo en común, el amor por las letras. Gente que escribe sobre el lado más oscuro de su corazón, gente que profundiza tanto que te pone los pelos de punta. No son blogs, si no paraísos sobre las palabras. Y esto es todo, nos vemos pronto, os quiero.


dilluns, 27 de juny de 2011

Cap. 20 Esa fría tarde de invierno

Abrí los ojos y ahí estaba el, tan encantador observándome con una gran sonrisa. Me sonrojé y baje la mirada ruborizada. Para evitar esa sensación tan incomoda mire a mi alrededor sin darme cuenta que seguía con ropa interior y vi una guitarra detrás de por lo menos me pareció un balancín. Me levante notando la mirada de Allan clavada en mí y la cogí, tenía un poco de polvo y soplé, mire a Allan y vi su mirada iluminada, entonces me miré. ¡Cielos! Si iba con ropa interior. Me sobresalté y me tapé con la guitarra. Allan simplemente estalló a reir.

- Te ves preciosa - dijo.
- ¿Y la ropa? - pregunte intentando evitar la situación.
- Allí - dijo señalando una silla delante de una pequeña y caliente chimenea.

Me puse tan solo el jersey de lana, puesto que era lo único seco de toda la ropa que se secaba delante del caliente fuego. Me senté cerca de Allan, y deje que mis dedos rozaran las cuerdas con delicadeza, sin pensar empecé a tocar una de las canciones que escribí a mi madre.

En esa fría tarde de invierno, allí, delante de la pequeña chimenea, iluminados por esa luz naranja intensa que producía el fuego, nos encontrábamos Allan y yo, sumergidos por nuestro mundo, sumergidos por nuestra música y a la vez sumergidos por nuestro amor.

 
Pd: Se que es bastante corto, pero es que quería que este capitulo tan solo fuera una pequeña dedicación al gran amor que Allan y Carrie empezarán a sentir, así que supongo que más ''aventuras'' en el siguiente. Besos y ¡feliz verano! Aunque no tan feliz para otros.

dimecres, 15 de juny de 2011

¡Carrie continua!

Bloggers y no bloggers hubo un tiempo que pensé realmente en dejar de escribir por tanto problemas personales tanto como por falta de inspiración, pero no se la esperanza a vuelto a renacer y espero seriamente continuar con Carrie, ya que es muy jodido que te dejen así a la mitad de una historia. Los grandes escritores empiezan por cosas pequeñas como esta, y si de verdad quiero ser buena en esto, debo terminar Carrie. Acabar lo que empecé. Bueno centrándome en Carrie, leí vuestros comentarios sobre las caras y las pondré, pero cuanto termine la temporada o la historia. Para que disfrutéis imaginándolos. Antes del 30 de Junio escribiré el próximo capitulo y espero que me salga bien. Un beso BLOGGERS!





dimarts, 8 de març de 2011

Hey Bloggers!

¿Queréis que les ponga cara a los personajes? o ¿Preferís imaginaroslos?

<span class=

diumenge, 6 de març de 2011

Cap. 19 Nuestro mundo Primera parte

- ¿Te acuerdas de la vez, que se partió una rama bajo tu pie? ¿El día en el que te abrí mis sentimientos y te dije que tocaba para crear un mundo, mi mundo y salir de este? Ahora quiero que seas tú, solo tú quien me lleve a ese mundo. Por favor, llévame.

Me quedé paralizada. Totalmente quieta. Oí un crujido bajo mi y cuando me di cuenta estaba sumergida en el agua. Sentí como si miles de cuchillos me atravesaran. Sentí como un dolor de cabeza agudo aumentaba sin cesar. Mis pensamientos se paralizaron. Y entonces, segundos antes de cerrar mis ojos, vi una silueta que venía hacía mi.

Me desperté con un agudo dolor de cabeza. Mire a mi alrededor, estaba en lo que me pareció una cabaña y cuanto apenas había visto nada note un gran peso encima de mi. Allan me había dejado a penas en ropa interior. No llevaba camisa y estaba totalmente pegado a mi cuerpo. Me sobresalté y lo aparte rápidamente de mi.

- Carrie - dijo exhausto.
- ¿Y mi ropa? ¿Donde esta mi ropa? - dije asustada.
- Tranquila se esta secando, toma - dijo mientras extendía la mano con su camisa que ya estaba seca - Deberías descansar, el agua estaba demasiado fría.
- ¿Agua? ¿Que a pasado? - dije aún más asustada.
- Es normal que no lo recuerdes, estábamos. . . Bueno, estábamos sentados en la nieve, pero lo que no sabíamos era que el pequeño río pasaba bajo nosotros, y bueno con nuestro peso el hielo se partió y. . . - su voz era nerviosa, preocupada - estaba asustado no respondías y no abrías los ojos, así que te quité la ropa mojada y te acerqué a mí para darte calor, lo siento.

Me quedé callada, recapacitando. Me acordé, no estábamos sentados, si no tumbados. El encima de mi. Ahora lo recordaba.

- ¿Lo siento? Porque, ¿Por preocuparte por mi? ¿Por poner mi ropa a secar? ¿Por sacarme del agua? ¿Por salvarme la vida? - me abalancé sobré el - Yo si que lo siento. . .
- ¿Porque? - dijo acariciándome el pelo.
- Por no haberte llevado a ese mundo, a tú mundo.
- A nuestro mundo - rectificó.

Posó sus manos en mi cadera. posé las mías en su cuello y nos fundimos en un largo y apasionado beso.

Pd: No dejéis de comentar por favor. Un blog sobrevive se sus comentarios. Como veréis hay un nuevo cuestionario. ¿De que team eres? Will o Allan.